Blog

La ruta gaditana de los mares
La ruta gaditana de los mares

La ruta gaditana de los mares

La denominada "ruta de los mares" une Zahara de los Atunes, Barbate, Vejer y Conil de la Frontera. Estos pueblos gaditanos con sabor a sal transportan a viajero a un verdadero paraíso terrenal.

Zahara de los Atunes es un pequeño y pintoresco pueblo al más puro estilo andaluz. Bañado por una extensa playa con finas y doradas arenas, Zahara es la cuna para los amantes de la práctica del windsurf, buceo, senderismo...etc. Entre sus casas  abovedadas destaca el castillo de la Almadraba, conocido con el nombre de Palacio o Jadraza. Tomando diez kilómetros de carretera local paralela a la costa y recreando la vista por esos incomparables paisajes se llega hasta la hermosa población de Barbate. Este bonito pueblo pesquero ha sufrido un espectacular auge turístico, gracias a la belleza de sus playas y a su deliciosa gastronomía basada en la pesca. En esta localidad emergen las extraordinarias playas del Carmen, la Hierbabuena y, sobre todo la de los Caños de Meca, con unos altos acantilados y manantiales de agua dulce, enclavados dentro del Parque natura del Acantilado y Pinar de Barbate. El parque Natural del Acantilado y Pinar de Barbate no sólo es bosque, sino que comprende una zona de gran valor geológico y paisajístico: unos espectaculares acantilados de unos cien metros de altura. El pueblo atesora las ruinas del antiguo castillo de Santiago y los restos de la ermita visigoda de San Ambrosio (siglo VI).

A una distancia de 15 kilómetros del litoral gaditano, sobre una colina, se encuentra la localidad de Vejer de la Frontera. La huella árabe de este hermoso municipio se percibe en la estructura urbana e incluso en las cobijadas, unos trajes de paño oscuro con los que las mujeres se envuelven de pies a cabeza. Vejer conserva un castillo del siglo XV que dibuja forma de herradura. De vuelta hacía el litoral, junto al río Salado, se encuentra la típica villa de pescadores de Conil de la Frontera. Reconocida por la calidad de sus playas, los amantes del windsurf encuentran en esta población un verdadero paraíso. Poseedora de un intenso ambiente veraniego, Conil no pierde su esencia andaluza, pues sólo hay que pasearse por su casco antiguo para darse cuenta de que el paso del tiempo parece detenerse.

fuente: guía de España 2012-13 "Biblioteca Metropoli"